Back to all news and blogs

Crisis dentro de una crisis: Satisfacer las necesidades de los migrantes y refugiados Venezolanos durante la pandemia del Covid-19

  • by Première Urgence Internationale
  • 28 Jul 20

Blog Post

Solidarités International y Première Urgence Internationale están ayudando a mitigar los riesgos urgentes que enfrentan los refugiados y migrantes venezolanos en el norte y a lo largo de Santander, Colombia, debido a la crisis de COVID-19. La crisis está afectando particularmente la salud, la higiene y la seguridad alimentaria de esta población. A través del apoyo del Start Fund COVID-19, las dos ONGI y sus socios locales Fundación Entre Dos Tierras y Red Humanitaria, están uniendo fuerzas para satisfacer las necesidades críticas de alimentación e higiene de esta población vulnerable.

UNA CRISIS DENTRO DE UNA CRISIS

El continuo deterioro de las condiciones de vida en Venezuela ya había provocado una crisis regional desde 2013, con millones de migrantes y refugiados que huían del colapso económico, la pobreza, la escasez de alimentos y medicinas, y la inestabilidad política. Colombia acoge actualmente a casi 1.8 millones de migrantes y refugiados venezolanos, la mayoría de la región, y muchos de ellos han emprendido un largo viaje a pie a diferentes ciudades del país. Bucaramanga está en el centro de esta ruta migratoria, ya que 38,000 migrantes viven durante varios períodos en la ciudad, aunque el acceso a los bienes y servicios básicos sigue siendo muy limitado.

A partir de principios de 2020, la pandemia de COVID-19 se propagó rápida y exponencialmente por todo el mundo y entró en Colombia en marzo de 2020. Desde entonces, el gobierno colombiano ha tomado medidas cada vez más importantes para contener el virus, entre ellas el cierre de la frontera (incluida la de Venezuela), la instauración de toques de queda y restricciones de viaje, y la imposición de normas de distanciamiento social en las reuniones.

Esta crisis tuvo, y sigue teniendo, impactos muy desafiantes en el norte y a lo largo de Santander, específicamente en la ruta migratoria. Se estima que la ruta está ahora restringida y la gran mayoría de los apoyos están actualmente suspendidos. Hay pruebas de que los migrantes y refugiados pierden todas las fuentes de ingresos, son desalojados por no poder pagar el alquiler, hay un aumento significativo de las personas sin hogar y hay necesidades urgentes de bienes y servicios básicos como alimentos y suministros de higiene. Esto ha dado lugar a que cientos de venezolanos se congreguen en parques y otras zonas públicas de Bucaramanga, con poco o ningún apoyo. El deterioro de la situación suscita temores en torno a la exacerbación de la xenofobia, como explica Alba Pereira, directora de la Fundación Entre dos Tierras: "Si no damos respuestas claras, efectivas y reales, existe el riesgo de explosiones sociales, tanto por parte de las comunidades de acogida como de los propios migrantes".

Adrian Fleming, director de Première Urgence Internationale, dice: "Como prueba contundente del deterioro de las condiciones y de la insuficiente respuesta, numerosos venezolanos están tratando de regresar a la frontera, y actualmente unos 800 refugiados y migrantes se congregan cada día en parques de Bucaramanga para buscar transporte o iniciar la ardua caminata de siete días de regreso". El raro fenómeno de los regresos en masa de una población vulnerable a su país de origen ha creado problemas importantes y singulares, especialmente durante una pandemia en la que el movimiento está oficialmente restringido. "La emergencia es hoy, las necesidades son puntuales y todo el mundo las conoce", añade Alba Pereira.

UNA RESPUESTA URGENTE

Solidarités International y Première Urgence Internationale, a través de sus asociados locales Fundación Entre dos Tierras y Red Humanitaria, están uniendo sus fuerzas para satisfacer las necesidades alimentarias de estas poblaciones vulnerables en Bucaramanga y a lo largo de la ruta migratoria hacia la frontera con Venezuela. Adrian Fleming explica que "el consorcio de Solidarités International y Première Urgence Internationale se centra en los desalojados, los sin techo o los repatriados, ya que se considera que son las personas más vulnerables a estar expuestas al virus y las que tienen menos recursos para protegerse o hacer frente a las consecuencias de resultar infectadas".

Con el apoyo del Start Fund COVID-19, el consorcio está respondiendo con un programa de emergencia de alimentos e higiene. Esto incluye la entrega de kits mensuales de alimentos e higiene a los hogares más vulnerables, kits móviles para aquellos que planean o están regresando a Venezuela, y la preparación y distribución de 750 comidas calientes al día (o 22,500 comidas por mes) de acuerdo con las medidas preventivas contra el virus. "Empezaremos a distribuir comidas calientes en zonas muy aisladas, dando prioridad a los niños menores de seis años", dice Alba Pereira.

Aunque la magnitud de la actual crisis de COVID-19 hace imposible predecir con exactitud un escenario a largo plazo, esta respuesta de emergencia está diseñada para satisfacer las necesidades más esenciales durante un período crítico de la pandemia. Esta respuesta permite un cierto respiro a los efectos más negativos de la crisis en los miembros de una población de migrantes y refugiados en Colombia que ya es muy vulnerable.

Más información sobre el Start Fund COVID-19

Keep reading:

COVID-19

  • by Première Urgence Internationale